Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Política de cookies ×

Alquiler

Cuidamos la selección de inquilinos ganándonos así la confianza de nuestros clientes propietarios, asesoramos en la firma de los contratos, le ayudamos a poner precio a su inmueble, gestionamos las necesidades que surjan durante todo el tiempo de vida del contrato dando así un valor añadido a nuestros clientes.

Las ventajas de los inquilinos en recurrir a un profesional como Grupo Arene son asegurar que los inmuebles en oferta están en buenas condiciones, ahorro de tiempo en la búsqueda, precios más baratos a la media de la zona, profesionalidad en el tratamiento de los datos, asesoramiento en la firma del contrato para que no incluya cláusulas abusivas, le ayudamos a contratar un seguro a medida…

Propietarios ventajas de alquilar:

  • Se mantiene la propiedad del inmueble a todos los efectos.
  • Simplicidad de la gestión del alquiler, las gestiones de alquilar un inmueble son pocas y no deberían ser complicadas.
  • No permanece el inmueble vacio, con el peligro de que se vaya deteriorando con el tiempo y perdiendo valor.
  • Además de ser un bien que se revaloriza, los inmuebles se convierte en un bien que ofrece una rentabilidad mes a mes.
  • Permite cubrir los gasto.
  • En caso de tener hipoteca, el alquiler paga una parte o la totalidad de los gastos de misma.
  • Puede servir como garantía para préstamos bancarios.
  • Siempre se puede vender si es necesario.

Antes de alquilar un inmueble, debe tenerse en cuenta que:

Desde un punto de vista general:

  • Tener el inmueble en perfectas condiciones.
  • Ser consciente de que, incluso si el contrato es anual, éste puede ser prorrogado hasta cinco años unilateralmente por parte del inquilino.
  • No es posible desalojar a los inquilinos antes de terminar el contrato o las prórrogas si no hay un incumplimiento del contrato por parte del inquilino.
  • La responsabilidad de los daños causados por el inmueble a la Comunidad de Propietarios recae sobre el propietario.
  • Surge una relación obligada con los inquilinos y con los miembros de la comunidad de vecinos.
  • Se debe prestar atención y controlar que los inquilinos cumplan con las normas de la comunidad y que cuiden el inmueble.

Desde el punto de vista económico:

  • Es recomendable mantener el inmueble en buenas condiciones para que el alquiler sea más fácil. A la hora de alquilar es recomendable invertir en pintura…
  • Los gastos generales del inmueble –comunidad, IBI, etc- corresponden al propietario. Es posible pactar con el inquilino que se haga cargo él, pero el responsable de los impagos sigue siendo el propietario.
  • Las derramas que provengan de obras de mejora en el edifico son responsabilidad del dueño del inmueble.
  • Una vez existe un contrato de alquiler, la renta sólo se puede subir, como máximo, según el IPC de cada año.
  • Las rentas del alquiler recibidas tributan en el IRPF, es decir, el alquiler no está exento del pago de impuestos. Sin embargo, los gastos para el propietario son deducibles (en las condiciones que marca el impuesto) y, además, el alquiler goza de importantes deducciones.
  • Conviene contar como mínimo con un seguro multirriesgo y a ser posible con un seguro de cobro de las rentas, lo que supone otros gastos a tener en cuenta.

El Grupo Arene le ofrecerá un seguro de alquileres el cual le dará la confianza suficiente para arrendar sus inmuebles sin miedos y con confianza.

Inquilino ventajas del alquiler:

En la mayoría de los casos hablar de acceder a un inmueble es sinónimo de hablar de compra. Pero, ¿te has parado a pensar en las ventajas que tiene alquilar? Arene Gestión le ayudara y pondrá los medios suficientes para localizar un inmueble que cubra las necesidades del nuestros clientes inquilinos.

Aquí se ofrecen algunas de las ventajas de acceder a un inmueble a través del alquiler:

  • Permite tomar decisiones con más agilidad que en un inmueble en propiedad. Si el inmueble deja de gustar o ya no satisface las necesidades se puede cambiar con mucha más facilidad ya que, cada vez la enajenación se dilata más en el tiempo. Asimismo, la mudanza puede ser más sencilla y menos costosa ya que se pueden alquilar inmuebles preparados.
  • Para acceder a un inmueble en alquiler no se requiere disponer de grandes ahorros ni de cuantiosas cantidades iniciales de dinero. En el caso de compra se requiere afrontar una entrada. El alquiler únicamente requiere del depósito de una fianza (que suele corresponderse con dos de renta) y, a veces, gastos de gestión y alguna garantía, en todo caso, menor y más barata que las necesarias para solicitar una hipoteca. Además la fianza se recupera cuando se pone fin al contrato.
  • El alquiler no lleva gastos implícitos que sí lleva la compra como son los gastos derivados de abrir una hipoteca, de registrar el inmueble, de pagar las escrituras y de otros impuestos.
  • El alquiler no ancla a una ciudad concreta y favorece la movilidad laboral. Facilita los cambios por cualquier motivo. Es decir, el alquiler no cierra las puertas a nuevas ofertas de trabajos que surjan en otras ciudades.
  • El alquiler permite adaptar el inmueble a nuevas necesidades ya que se puede cambiar con mucha más facilidad..
  • Las gestiones son mucho más sencillas que si se decide comprar. En primer lugar, no hay que molestarse por solicitar y negociar una hipoteca. En segundo lugar, se evita ir al Registro de la Propiedad ni tampoco es necesario contratar los servicios de un notario para gestionar las escrituras. Además, así no habrá que pagar los impuestos propios de una compra: IVA y Actos Jurídicos Documentados, o de hacerlo serán de menor cuantía que en el caso de una compra.
  • El mantenimiento del inmueble, por lo general, corre a cuenta del dueño. El inquilino deberá hacer frente a los gastos de los suministros. Sin embargo, corresponderá al propietario afrontar todos los gastos derivados del mantenimiento del inmueble y del edificio donde ésta se encuentre.
  • Se cuenta con la ventaja de no tener que asistir a reuniones de la Comunidad de Propietarios. Es una tarea que le corresponde al propietario de la vivienda.
  • Una propiedad implica afrontar un mayor riesgo financiero que en régimen de alquiler. Una subida de tipos de interés o una caída en picado de los precios del inmueble puede provocar una desestabilización en la economía del negocio que no ocurre con el alquiler.